alt_text
ACCESO CLIENTES

¿Por qué las compañias de internet abren tiendas físicas?

Per què les companyies d'internet obren botigues físiques?

Ecommerce vs tiendas tradicionales

Que durante últimos años el comercio electrónico haya sido una revolución imparable en el mundo de los negocios es indiscutible. Desde Urbinium nos preguntamos si realmente es viable que una marca haga negocio exclusivamente de forma online o si es necesario por su crecimiento disponer de tiendas físicas.

Analizando los puntos a favor de la venta online es fácil darse cuenta de que hay muchos factores positivos que hacen que empresarios se decidan por este modelo de negocio. La eliminación de las barreras geográficas para el cliente, las ventajas competitivas respecto al comercio tradicional, la posibilidad de lanzar campañas especializadas mediante la segmentación de los clientes, las perspectivas de expansión de los negocios y la baja inversión en cuanto a infraestructuras son elementos clave del comercio a través de la red.

Si profundizamos en este mundo comprendemos que el e-commerce ha provocado cambios considerables en los hábitos de consumo del público medio. A pesar de todo, hay elementos que no cambiarán nunca. El cliente quiere poder probar personalmente el artículo que adquirirá, tiene necesidad de hacer preguntas y de ser atendido por un experto que le dará tranquilidad y dotará de más credibilidad al producto. Algunos consumidores suelen tener desconfianza y dificultades para hacer pagos virtuales. Otros, no ven claras las plataformas de difusión o intermediarios.

Muchas marcas han apostado por una expansión de tiendas físicas y tiendas online en paralelo. La cibertienda es un escaparate; muchos consumidores utilizan sus smartphones para buscar información y valoraciones de productos para, finalmente, comprar los productos a las tiendas tradicionales. Pero, a la vez, también hay aquel cliente que prueba el producto en la tienda física para acabarlo adquiriendo a través de la red. Para este segundo comprador es necesaria que esta tenga presencia fuera de la red y darse a conocer y para potenciar las ventas online.

Para poner ejemplos, la marca de gafas Hawkers, que en sus inicios vendía las gafas a través de internet, llegó a una facturación de 60 millones de euros el 2016, implantó la primera tienda física a partir de 2017 y tiene previsión de abrir cinco más. Otro ejemplo muy conocido es la firma Amazon, que la Navidad pasada abrió su primera tienda física y tiene previsión de abrir hasta 400 más.

Por lo tanto, nuestra reflexión es que las tiendas virtuales son un gran apoyo de físicas y las tiendas físicas un gran apoyo a las virtuales. Este proceso de retroalimentación constante es muy positivo por el crecimiento de las marcas. A pesar de existir las tiendas online, difícilmente podrán sustituir al comercio tradicional. La demanda constante de marcas y emprendedores que nos piden ayuda para encontrar su local comercial idóneo lo avala.

Si tú también quieres abrir una tienda física, no lo dudes: ¡Contacta con nosotros!

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO