alt_text
ACCESO CLIENTES

Explorando la revolución silenciosa de la IA

Explorando la revolución silenciosa de la IA

La Cámara de Comercio de Girona fue la anfitriona, el pasado martes 9 de abril, de una mesa redonda bajo el título “IA. La revolución silenciosa”. El acontecimiento, organizado por el Diari de Girona y patrocinado por la Universitat de Girona, reunió una destacada selección de expertos para debatir la trascendencia de la inteligencia artificial (IA). Con la participación de ponientes relevantes del sector tecnológico como Miquel Roig, cofundador de Milgrams; Lluís Juncà, director general de Innovación y Economía Digital de la Generalitat de Catalunya; Albert Sabater, director del Observatorio de Ética en inteligencia artificial de Catalunya; y Carolina Rendón, CEO y cofundadora de Bee2Be Tech, se analizaron las repercusiones de esta tecnología que está transformando nuestra percepción del mundo.

La sesión fue inaugurada por Josep Callol, director del Diari de Girona, quien puso de manifiesto la aceleración de los procesos de evolución empresarial y social que la IA está impulsando en los últimos meses. Callol afirmó que «la IA es una revolución comparable a la de internet, que cambió nuestras vidas». Por otro lado, Oriol Puig, subdirector del Diario de Girona, moderó las intervenciones de los ponientes, abriendo camino a una profunda reflexión sobre los retos y oportunidades que la IA presenta en la actualidad.

"Una de las cosas de las que no somos conscientes, y lo tenemos que ser, es que actualmente al usar las soluciones de IA públicas estamos regalando la información que ponemos"

Los expertos pusieron énfasis en el papel destacado que las diferentes tecnologías de IA tienen en la transferencia de conocimiento entre los diversos agentes sociales, reconociéndola como una pieza clave para el desarrollo y la aplicación efectiva de la IA en múltiples ámbitos. No obstante, Miquel Roig señaló la creciente preocupación de las empresas por el mantenimiento de la privacidad de la información y destacó la necesidad por parte de las empresas de impulsar soluciones propias de IA para evitar dependencias externas. “Una de las cosas que no somos conscientes, y lo tenemos que ser, es que actualmente al usar las soluciones de *IA públicas estamos regalando la información que ponemos”, expuso Roig.

La mesa redonda remarcó que la inteligencia artificial será una de las disciplinas con más poder e influencia en el modelo de sociedad y economía del futuro. Algunos estudios prevén que el 2030 la IA provocará un incremento adicional de 15,7 billones de dólares del PIB mundial. En el Estado, este incremento se podría traducir en un aumento del PIB del 0,8%. El mundo laboral, la concepción del trabajo, los trabajos y los procesos industriales, así como la educación y todos los servicios públicos, tendrán que adoptar nuevos modelos y transformarse.

Explorant la revolució silenciosa de la IA
Aniol Resclosa - DdG

Lluís Juncà reiteró el compromiso de la Generalitat de Cataluña para liderar la revolución de la IA, subrayando la importancia del programa Catalonia.ai como plataforma para consolidar Cataluña como un centro de innovación y desarrollo en este ámbito. En cuanto a los retos éticos, Albert Sabater alertó sobre los posibles peligros de la atribución de calidades humanas a las máquinas, destacando la necesidad de supervisión humana en el desarrollo y uso de la IA. Carolina Rendón puso de manifiesto la importancia de mantener un espíritu crítico ante la IA y de preservar la capacidad humana de pensar y tomar decisiones autónomas impulsadas desde la empatía, “una habilidad que difícilmente la IA será capaz de reproducir”.

Algunos de los principales problemas a los cuales la humanidad se enfrenta en la adopción de la IA son lo del consentimiento y el de la privacidad de los datos. En muchas ocasiones, expuso Sabater, los algoritmos acceden a la información en línea sin el consentimiento explícito para su uso, poniendo en cuestión la protección de la privacidad de nuestros datos. Sin embargo, las ventajas de la adopción de la IA son claros. Por Roig, una de las palancas de esta tecnología es que, muy utilizada, dota los profesionales de “superpoderes” expandiendo exponencialmente su campo de actuación. En este sentido, Carolina Rendón apuntó que la implementación de esta tecnología generará una brecha entre aquellos perfiles que sepan usar la IA y aquellos que no. Aun así, Rendón explicó que la IA no tendría que eliminar puestos de trabajo, sino que modificará los perfiles profesionales que se requerirán. En los años próximos, será necesaria una reconversión profesional para incorporar la IA a los procesos diarios. Según Rendón, uno de los perfiles profesionales que se habrá, necesariamente, de crear es el de supervisor de la IA.

La IA, bien utilizada, dota los profesionales de “superpoderes” expandiendo exponencialmente su campo de actuación.

El subdirector de Diario de Girona señaló que solo el 3% de las grandes empresas del sector de la IA son europeas, el resto son asiáticas o norteamericanas. Sobre este punto, Lluís Juncà puso de manifiesto que en casa nuestra las empresas ya son sensibles al que sucede alrededor de la IA y esto hace que la tecnología avance más rápidamente. “Además, demanda, más ofrecida”. De hecho, Juncà confirmó que más de la mitad de las empresas catalanas ya tienen sobre la mesa proyectas para aplicar la IA a sus procesos internos. En este sentido, Roig pidió que la administración impulse una asociación para que, de forma conjunta, las empresas puedan desarrollar herramientas de *IA sin depender de terceros aprovechando la economía de escala.

La mesa redonda también abordó otras cuestiones clave como la propiedad intelectual de los materiales generados por la IA, la necesidad de promover la colaboración entre empresas para el desarrollo de herramientas de IA independientes y la importancia de la formación en IA en el ámbito universitario. Finalmente, Roig explicó que la IA se entiende como un espejo de la sociedad donde se desarrolla. Y, por lo tanto, “nos tenemos que esforzar para tener una sociedad más justa que ejerza funciones propiamente humanas”. La responsabilidad de los resultados negativos o positivos del uso de la IA es de los humanos que las llevan a cabo, y “si los criterios morales y éticos que dirigen a estos humanos son los correctos, no tenemos que sufrir las consecuencias negativas de usar la IA”. Por eso, defendió Roig, es importante regular su uso, puesto que la regulación no va en contra de la investigación, al contrario, la focaliza y, por lo tanto, la impulsa.

En resumen, la jornada proporcionó una visión ancha y enriquecedora sobre la creciente influencia de la IA en la sociedad y la economía actuales, destacando la importancia de la regulación adecuada y de la adopción de un enfoque ético en su desarrollo y aplicación.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO