alt_text
ACCESO CLIENTES

¿Sabías que el patinete eléctrico es un medio de transporte centenario?

Patinet

Los patinetes eléctricos se han convertido en parte esencial del ecosistema de movilidad en muchas ciudades en todo el mundo. A pesar de que podría parecer que esta forma de desplazamiento es una invención moderna, su historia nos demuestra que tiene raíces profundas y una evolución fascinante. Una tradición de la cual son herederos los ingenieros de Sabway, una empresa de Sabadell que, con el asesoramiento de Urbinium, acaba de abrir concesionario y taller en Girona para difundir la cultura del patinete eléctrico como herramienta para mejorar la movilidad urbana y reducir su impacto medioambiental.

Finales del siglo XIX y principios del XX

Es poco conocido que la historia de los patinetes eléctricos se puede rastrear hasta el 1895, cuando se presentaron las primeras patentes para vehículos de transporte personal eléctricos, conocidos como VMP (Vehículos de Movilidad Personal). El inventor que registró la primera patente de bicicleta eléctrica fue la Ogden Bolton Jr., en Ohio (EE. UU.), en 1895. Esta patente hace referencia a una “mejora” en las bicicletas eléctricas, sugiriendo que ya antes existían modelos similares.

A pesar de que podría parecer sorprendente, las raíces de la movilidad eléctrica se remontan a todavía un siglo antes, a finales del siglo XVIII. Los primeros motores electrostáticos datan del 1740, y las baterías de plomo-ácido, parecidas a las que vemos a los coches actuales, fueron inventadas por Gaston Planté, un físico francés, en 1859.

Es, pues, razonable suponer que alguien, en algún momento antes de 1895, tuviera la idea de combinar una bicicleta, un motor eléctrico y algunas baterías de plomo-ácido para crear un vehículo totalmente funcional.

Patinet

El nacimiento de la movilidad eléctrica

El año 1896, Humber, un fabricante británico de bicicletas, exhibió la primera bicicleta tándem eléctrica a Stanley Cycle Show. Este tándem consiguió una increíble velocidad de 60 km/h el 22 de mayo de 1897, a pesar de que utilizaba baterías de plomo-ácido que la hacían bastante voluminosa y pesada.

A diferencia de los patinetes eléctricos modernos, estos primeros patinetes no tenían competencia en forma de vehículos de gasolina. La primera motocicleta no eléctrica que se pudo comprar fue lanzada el 1894 en Alemania por Hildebrand y Wolfmüller. No obstante, fue un fracaso financiero a causa del elevado precio de venta y las dificultades técnicas de su construcción y no fue hasta el 1915 que aparecieron los primeros ciclomotores de gasolina viables, firmados por las marcas Motoped y Autoped.

Durante los siguientes 15 años, no se realizaron grandes innovaciones en el campo de las bicicletas eléctricas. Una de las razones principales fue el lanzamiento del Autoped de gasolina el 1916, que fue un éxito de ventas tanto en los Estados Unidos como Alemania hasta el 1922. También fue el primer patinete con manillar plegable, tal como estamos acostumbrados actualmente a ver los patinetes eléctricos.

Patinet

Resurgimiento y caída 

El éxito inicial de los VMP en la década de 1910 impulsó la aparición de varios modelos de motores de gasolina, la mayoría de los cuales eran rudimentarios, incómodos y difíciles de conducir. Esto afectó la reputación de los patinetes como vehículos y requirió que pasaran un par de décadas para cambiar las opiniones sobre ellos. Esta situación también podría haber disminuido el desarrollo y la adopción de los patinetes eléctricos. Y así, los VMP eléctricos cayeron casi al olvido durante la primera parte del siglo XX.

Uno de los inventores que hicieron evolucionar el patinete eléctrico fue Maurice Limelette, quien, junto con su hermano Albert, fundaron una compañía de motocicletas eléctricas llamada SOCOVEL el 1938. En 1941, Maurice inventó, desarrollar y empezar a fabricar sus propios patinetes eléctricos para resolver problemas relacionados con la escasez de gasolina en Francia durante la ocupación nazi. El patinete eléctrico no solo podía funcionar sin gasolina, sino que también era ligero. En el primer año de existencia, SOCOVEL fue capaz de producir y vender más de 400 unidades, a pesar de tener un precio elevado.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la población de los EE. UU. también sufrió escasez de gasolina, lo cual motivó a un inventor de Long Beach (California), Merle Williams, a desarrollar su propio patinete eléctrico añadiéndole un remolque de una sola rueda. El que empezó como un pequeño proyecto se convirtió rápidamente en la ocupación principal de Merle. Después de fabricar y vender con éxito sus patinetes eléctricos en los Estados Unidos durando todo el periodo de la Segunda Guerra Mundial, Merle decidió asociarse con otro propietario de un negocio local y fundó la Compañía Marketeer. Ahora conocida como Columbia Vehículos Group, esta empresa todavía hoy desarrolla y fabrica vehículos eléctricos de todo tipo.

Patinet

Es imposible dejar de mencionar al inventor tarraconense Joan Ferret, creador del popular Fervepatín en la década de 1960. Este patinete estaba equipado con un sistema de propulsión eléctrico, batería de 12 V con una duración aproximada de 8 horas y una capacidad de arrastre de 150 kg que conseguía una velocidad máxima de 8 km/h.

El prototipo buscaba facilitar la jornada laboral de los trabajadores que tenían que desplazarse continuamente dentro de las grandes fábricas. De hecho, consiguió incorporarse como herramienta de trabajo en 34 diferentes países, aunque en total solo fueron fabricadas 50 unidades.

Patinet

El despegue definitivo

La tendencia que empezó a principios de los años 70 continuó con inventores independientes y entusiastas que desarrollaban sus propios modelos de patinetes eléctricos. Sus descubrimientos e innovaciones abrieron al patinete eléctrico que conocemos en la actualidad.

Así el 1996, Peugeot fue la primera gran empresa moderna al producir en masa un ciclomotor eléctrico, el llamado Scoot’Elec. Con una velocidad máxima de 45 km/h y una autonomía de 40 km, el patinete fue un gran éxito y se produjo en serie durante 10 años. A pesar de ser bastante pesado y no ecológico a causa de las baterías de Ni-Cd que utilizaba, el Scoot’Elec fue un paso muy importante en la evolución de los patinetes modernos.

Propiamente, los patinetes eléctricos modernos han sido el resultado de la combinación del diseño reintroducido por GoPed, que ya no se podía denominar ciclomotor, sino patinete, y que incorporaba las últimas tecnologías en motores eléctricos y baterías. Hoy en día, el patinete eléctrico es una industria en ebullición y existen muchos fabricantes de patinetes eléctricos que están constantemente innovando e introduciendo nuevas características, como se el caso de la sabadellense Sabway.

Ventajas de los patinetes eléctricos

Para comprender por qué tanta gente está entusiasmada con los patinetes eléctricos, podemos revisar las principales ventajas que aportan estos VMP para la movilidad urbana.

Portabilidad: Los patinetes eléctricos son ligeros y fácilmente transportables, lo cual los convierte en una opción excelente para los desplazamientos urbanos.

Menos impuestos y regulaciones: En muchas regiones, los patinetes eléctricos están sujetos a menos impuestos y regulaciones que los vehículos de gasolina, lo cual los hace más accesibles.

Seguros más económicos: Los seguros para patinetes eléctricos tienden a ser más económicas que las de los vehículos convencionales.

Menos mantenimiento: Los patinetes eléctricos requieren menos mantenimiento que los vehículos de gasolina, cosa que reduce los costes a largo plazo.

Mayor seguridad: La baja velocidad máxima autorizada a la cual tienen que circular los patinetes eléctricos reduce el riesgo de accidentes graves.

Respetuosos con el medio ambiente: Los patinetes eléctricos emiten menos contaminantes y tienen un menor impacto ambiental en comparación con los vehículos de gasolina.

Sabway

Decálogo para utilizar patinetes eléctricos con seguridad para ti y tu entorno

Para aprovechar al máximo los beneficios del patinete eléctrico como medio de transporte sostenible, es fundamental utilizarlo de manera segura. Para aseguraros una experiencia segura para vosotros y vuestro entorno os proponemos diez consejos esenciales:

Utiliza siempre casco: Protege tu cabeza con un casco de seguridad para prevenir lesiones en caso de accidente.

Conduce con precaución: Respeta siempre las normas de circulación y la prioridad de los peatones.

Comprueba los frenos: Asegúrate que los frenos funcionen correctamente y haz pruebas regulares de frenada.

Mantiene el patinete en buen estado: Inspecciona el patinete regularmente para asegurarte que todas las partes estén en buen estado de conservación.

Evita superficies irregulares: Esquiva aceras rotas y superficies irregulares que puedan causar accidentes.

Hazte visible: Utiliza luces y reflectores para ser visible por la noche y en condiciones de poca visibilidad.

Estaciona con responsabilidad: Deja el patinete en zonas de aparcamiento designadas y evita obstaculizar el paso.

No lleves pasajeros: La mayoría de patinetes eléctricos están diseñados para una sola persona.

Evita las distracciones: No utilices el teléfono móvil u otros dispositivos mientras conduces.

Aprende a frenar en situaciones de emergencia: Conoce la distancia de frenazo de tu patinete y como responder en situaciones de emergencia.

La historia del patinete eléctrico es una narrativa fascinante de innovación y adaptación. Desde sus inicios a finales del siglo XIX hasta los modernos patinetes eléctricos de hoy en día, este medio de transporte ha experimentado un resurgimiento impresionante. Su popularidad ha aumentado gracias a las ventajas que ofrece, como la portabilidad, la sostenibilidad o la eficiencia energética. Como medio de transporte respetuoso con el medio ambiente, el patinete eléctrico contribuye a reducir la congestión del tráfico y las emisiones contaminantes, haciéndolo una elección responsable para los desplazamientos urbanos. Sin embargo, la seguridad siempre tiene que ser una prioridad, y seguir los consejos de las autoridades viarias garantizará una experiencia segura y agradable en este medio de transporte sostenible.

FUENTE: Elaboración propia y datos históricos extraídos del blog de Sabway consultadas a octubre de 2023.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO