alt_text
ACCESO CLIENTES

Descubre el encanto de la Botigueta de la Cort Reial de Girona

Duran Sisters

La esquina de la calle de la Cort Reial con las Voltes d’en Roses está ocupada por uno de los locales comerciales con más encanto de la ciudad, la Botigueta de la Cort Reial. Actualmente ocupada por el comercio de moda Duran Sisters, la esquina ha alojado comercios de todo tipo: tiendas de decoración, galerías de arte, librerías, pastelerías, bares, estudios de interiorismo, ¡incluso de productos esotéricos!

Botigueta de la Cort Reial

El sector que más éxito ha tenido en esta ubicación ha sido el de la moda. Y después de haber acogido a una sastrería durante tiempo, en 1971 abrió la histórica Botigueta de la Cort Reial. De la mano de la Fátima y Elena Cortada, la botigueta se convirtió en un comercio de moda de referencia en la ciudad y que, todavía hoy, más de 25 años después de su cierre, da nombre a este lugar del Barri Vell.
El local forma parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad por su interiorismo escultural, obra del artista banyolí, Lluís Güell. Con la creación de la tienda, Güell quiso rendir homenaje a Antonio Gaudí con un conjunto artístico que denominó Escultura Viva y que todavía hoy se puede admirar en la tienda de las hermanas Duran. La Botigueta de la Cort Reial se convirtió, durante más de dos décadas, en un punto de referencia de la moda en Girona y, hasta hoy, en un punto de admiración por los amantes del arte del maestro Güell.

Lluís Güell, nació en Banyoles el 1945 y murió el 13 de diciembre de 2005, fue un artista multidisciplinar, la obra del cual desafiaba las convenciones del arte contemporáneo de su época. Alejado de las academias y del mercado del arte, Güell destacó por su reivindicación de las tradiciones visuales y las artes populares, dejando un legado significativo en el panorama artístico catalán.
Descobreix l'encant de la Botigueta de la Cort Reial de Girona

En Urbinium nos apasiona ayudar a conservar vivo el patrimonio histórico de Girona y trabajamos porque las propuestas comerciales a las cuales acompañamos velen para mantener y recuperar el rico pasado de nuestra ciudad. Los pequeños rincones de nuestra ciudad son parte de nuestra riqueza colectiva. Preservar estos lugares con encanto no solo conserva la memoria de la ciudad, sino que también enriquece nuestra identidad y refuerza el carácter de nuestra sociedad.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO