alt_text
ACCESO CLIENTES

Árnica pone la sabiduría milenaria de la herboristería al alcance de todo el mundo

Àrnica

El comercio se define como un espacio para gente sana y quiere ofrecer los mejores productos naturales y terapias alternativas en su local de la calle Migdia, 9 de Girona.

 

Los efectos de las plantas medicinales sobre la salud humana es uno de los conocimientos más antiguos de la especie humana. Desde hace milenios, las diferentes culturas que han habitado el planeta han experimentado con las aplicaciones positivas y negativas de la fitoterapia. Fruto de este aprendizaje, los herboristas han ido conservando y ampliando una sabiduría que ha ayudado, durante siglos, a paliar males, curar heridas o tranquilizar el espíritu.

Este valioso saber ha transitado por las cuevas de los chamanes, los bosques de los druidas, las cabañas de las mujeres sabias o los talleres de los alquimistas. De boca en boca primero, y ocupando miles de libros después, la medicina natural ha llegado a nuestros días de la mano de los naturópatas y a través de las herboristerías. La herboristería también ha estado involucrada en el desarrollo de la farmacología moderna, de la cual es una de las precursoras originales.

 

Árnica: espacio para gente sana

Heredera de esta tradición, la herboristería Árnica, en la calle Migdia, 9 de Girona, es el nuevo punto de encuentro de los fieles a los remedios naturales y las plantas medicinales de la ciudad. Josep Lluís “Pitu” Valentí ha puesto en marcha este nuevo proyecto personal para poder compartir su amplia experiencia profesional con la ciudad. Desde URBINIUM lo asesoramos para instalar su moderno centro de terapias naturales en el Eixample de Girona, en una calle con un intenso tráfico de personas y buena visibilidad. Árnica se define como un “espacio para gente sana” y es que, además de centenares de productos naturales, también dispone de formulaciones de reconocidos laboratorios de productos fitoterapéuticos, alimentos de origen natural y ecológico, venta de plantas medicinales y especies a granel.

Àrnica

La medicina natural, a diferencia de la medicina moderna occidental, se basa en remedios naturales enfocados a reducir los síntomas de algunas enfermedades. Aprovecha los productos y recursos que nos da la natura y se emplea para la prevención de ciertas dolencias. De hecho, en un sentido amplio, la medicina natural moderna se puede definir como un estilo de vida saludable que gira en torno a los productos de origen natural y sus efectos beneficiosos para el organismo.

 


La medicina natural moderna se puede definir como un estilo de vida saludable que gira en torno a los productos de origen natural


 

Este tipo de medicina tiene que ser vista como un complemento, como un tratamiento preventivo de ciertas afecciones, y no como la única cura posible. De hecho, es importante consultar a un médico antes de empezar a tratar una enfermedad con medicinas alternativas, puesto que pueden interactuar con otros medicamentos y causar efectos secundarios no queridos.

 

Acupuntura milenaria

La acupuntura, como la herboristería, ha sido utilizada desde hace siglos por la cultura china y está reconocida por la medicina occidental como una terapia útil en el tratamiento de ciertas patologías. De hecho, en Alemania, Reino Unido o Suiza, la acupuntura forma parte de los tratamientos que se aplican en los hospitales como complemento a la medicina occidental. Esta práctica de medicina tradicional china es otra de las técnicas terapéuticas que los usuarios podrán encontrar en Árnica, junto con una consulta de nutrición y una de fisioterapia. El enfoque que Pitu Valentí le ha querido dar en el centro es ciertamente holístico y, por lo tanto, las personas que se dirijan a su local de la calle Migdia, 9 no hallarán una única respuesta a sus preguntas relacionadas con la salud.

Àrnica

A pesar de ser una práctica milenaria, la medicina natural como terapia principal ha sido superada en los últimos siglos por la medicina moderna, más eficiente y efectiva. No obstante, de hace unos años a esta parte se está poniendo de manifiesto la necesidad que las dos disciplinas vuelvan a trabajar juntas. Así, la Asociación Profesional Española de Naturopatía y Bioterapia, explica en su web que “el conocimiento es un derecho de todos, sin exclusiones” pero recuerda que “el ejercicio tiene que corresponder solo a los profesionales de la salud debidamente formados”. Y es que del mismo modo que el buen uso de la cúrcuma, el ginseng o la canela puede ser beneficioso para la salud, el abuso de ciertas sustancias -igual de naturales- puede ser peligroso e incluso letal.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO